La sostenibilidad y la economía circular son claves para la reconversión del modelo turístico

La Agenda Estratégica de I+D+I del Turismo construido por la Plataforma Tecnológica Thinktur incluye varias referencias a la Economía Circular.

Tomando como antecedente las Directrices Generales de la Estrategia de Turismo Sostenible de España 2030, que entre sus ejes de actuación considera avanzar en “impulsar la evolución de la actividad turística hacia los preceptos de la Economía Circular”, la referida agenda refiere la “Sostenibilidad y Economía Circular” entre las líneas de I+D+I para el sector de la restauración, en concreto: “Las innovaciones pueden ayudar al sector a reducir el desperdicio de alimentos, materiales y energía, y también ayudar a otros y ser reconocidos por las prácticas ecológicas y la atención social”. En lo que respecta al sector de hoteles y alojamientos turísticos, se afirma que: “La incorporación de buenas prácticas basadas en la Economía Circular también es importante en el camino hacia la transición a un modelo de negocio sostenible”. Y, con carácter transversal para toda la industria turística se postula que: “La transformación del modelo económico hacia una Economía Circular puede generar un importante impulso al turismo ya que saca partido a todos los activos de un destino, aprovechando y convirtiendo los flujos energéticos y de residuos en materia prima para el crecimiento, y también puede contribuir a aumentar el valor de la propuesta turística”.

En el marco del llamado Pacto Verde Europeo de 2019 y alineada con el nuevo Plan de Acción para la Economía Circular lanzado en el año 2020 por la Comisión Europea, la Estrategia Española de Economía Circular (España Circular 2030), aprobada por el Gobierno de España en 2020 define la Economía Circular como “aquella en la que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantienen en la economía durante el mayor tiempo posible, y en la que se reduce al mínimo la generación de residuos, lo que constituye una contribución esencial a los esfuerzos de la UE encaminados a lograr una economía sostenible, descarbonizada, eficiente en el uso de los recursos y competitiva”.

Aunque “está dotada de un carácter transversal y aspira a convertirse en el marco de referencia para el conjunto de las administraciones públicas, empresas y la ciudadanía, por su importancia tanto para la sociedad como para la economía española, se realiza una planificación y un seguimiento especial de determinados sectores económicos”, entre ellos el turismo. Además, en dicho documento se argumenta que “el uso intensivo del recurso hídrico, especialmente escaso en gran parte del turismo de playa, la elevada generación de residuos en zonas turísticas, junto con la dificultad de gestión de residuos debido a una menor separación de residuos en origen, así como el continuo crecimiento del turismo de interior asociado a la naturaleza, aconseja la incorporación de este sector a la Estrategia en aras de fomentar su sostenibilidad”. En este sentido, con especial referencia al turismo de naturaleza y al desarrollo de las áreas rurales, se declara que: “Los principios de sostenibilidad y circularidad también son transferibles a las medidas orientadas a revitalizar la España vaciada”.

En consecuencia, habrá financiamiento para proyectos tendentes a hacer del turismo una industria más circular, en el marco de los fondos europeos. Por tanto, como vía hacia la sostenibilidad, es una oportunidad que no se puede dejar escapar. Más allá de las grandes cadenas, las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES) del sector deberían trabajar desde ya, a través de sus asociaciones empresariales, para planificar acciones en esta área, que eviten improvisaciones y costos de oportunidad. No en vano, la introducción del modelo circular se considera por parte del Gobierno de España como una iniciativa “para promover la reconversión del turismo en España”, siendo, junto con el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático 2021-2030, uno de los principales vectores de cambio de esta industria, a añadir a la revolución tecnológica en ciernes.

Es muy importante comenzar a hacer pedagogía en el sector sobre la Economía Circular y sus principios, que trascienden del reciclaje de los residuos. Se trata, más bien, de evitar su generación. Y para ello, más allá de lo que cada empresa pueda hacer internamente (rediseñando, reduciendo, reutilizando, reparando…las famosas Rs), es esencial observar el potencial existente en la colaboración intersectorial, es decir, en lo que se conoce como simbiosis industrial, definida en el documento “España Circular 2030” del siguiente modo: “Estrategia empresarial que consiste en conectar varias industrias con objeto de reducir la necesidad de materias primas vírgenes y la eliminación de residuos, cerrando así el circuito del material, una característica fundamental de la Economía Circular y un motor para el crecimiento verde y soluciones eco-innovadoras. También puede reducir las emisiones y el uso de energía y crear nuevos flujos de ingresos”. El proyecto piloto “Hoteles Circulares”, en marcha en la isla de Mallorca, es un buen ejemplo a seguir.

Noticia publicada con información de Gestores de Residuos

, , ,

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *