Publican evaluación europea de la directiva sobre emisiones industriales

La Comisión Europea publicó en Septiembre pasado la evaluación de la directiva sobre emisiones industriales 2010/75/UE (DEI). Esta directiva regula alrededor de 52.000 de las mayores instalaciones de la Unión Europea (UE). Este documento sobre emisiones industriales tiene como objetivo prevenir, reducir y eliminar en la medida de lo posible las emisiones a la atmósfera, el agua y el suelo de las actividades industriales. Otro objetivo planteado es evitar la distorsión de la competencia al garantizar requisitos ambientales y estimular la innovación. Esta evaluación también ha identificado una serie de áreas en las que el desempeño de la directiva no es satisfactorio o no apunta suficientemente a los nuevos objetivos políticos establecidos en el Pacto Verde Europeo.

El Documento de Referencia (BREF) de Mejores Técnicas Disponibles (MTD) ha recibido un extenso apoyo y reconocimiento. Además de permisos, que deben actualizarse según las conclusiones sobre las MTD. La Comisión asegura en este documento que las actualizaciones de permisos se han gestionado en gran medida dentro del período de tiempo solicitado. A su vez, se considera que también ha contribuido a evitar la distorsión de la competencia gracias a la obligación de aplicar las MTD.

Por otro lado, la DEI parece haber reducido las emisiones de las fuentes agroindustriales a la atmósfera. En el agua parece haber tenido un impacto menor aunque los datos son escasos y todavía ha una parte de las aguas residuales industriales que se transfiere a plantas de tratamiento de aguas residuales urbanas. La Comisión también cree probable que la DEI haya contribuido a minimizar los vertidos al suelo.

En cuanto a rentabilidad, la evaluación de la DEI es positiva. Considerando en el sector metalúrgico y en grandes instalaciones de combustión, al parecer los beneficios cuantificables son significativamente más altos que los costos de inversión. Además, los costos extras de cumplimiento también se han cuantificado de forma aproximada y no altera la conclusión general sobre su rentabilidad. Y el último punto que la Comisión marca como positivo es la promoción de las MTD, logrando los resultados requeridos de manera más económica o más eficaz además de haber estimulado indirectamente la innovación.

El BREF contiene un capítulo sobre técnicas emergentes cuyo objetivo es informar a las autoridades competentes sobre las técnicas que para entonces podrían haber salido al mercado. Este capítulo ha recibido poca atención y rara vez se han utilizado en términos prácticos. A su vez, la Comisión ha detectado que siguen habiendo muchas áreas de incertidumbre o diferencias de interpretación en los requisitos legales. Estas diferencias limitan la convergencia y pueden distorsionar la competencia.

En cuanto a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y descarbonización, aún hay algunas que solo se tratan de manera indirecta y la Comisión considera que se ha prestado poca atención a las sinergias que pueden lograrse para abordar otras emisiones contaminantes mediante técnicas de descarbonización. Por otro lado, hay escasa información disponible sobre el impacto de la DEI al tratar aspectos no relacionados con las emisiones, tales como: Energía, Agua y el uso de materiales, así como también la generación de residuos.

Pese a que se cuentan con una gran cantidad de datos, los más disponibles han sido los relativos a contaminantes que ya están regulados y, en cambio, han sido muy limitados para los contaminantes emergentes. Además hay una restricción similar para los datos sobre el uso de energía y recursos, la generación y gestión de residuos, así como sobre el costo de las técnicas. Esta limitación de datos y su posible confidencialidad obstaculizan el funcionamiento del proceso de intercambio de información y la capacidad de la DEI.

Además, existe un conocimiento limitado sobre la implementación de las conclusiones de las MTD en las condiciones de los permisos y existe cierta preocupación de que este aspecto haga perder uniformidad en toda la UE. Y en cuanto a las disposiciones de la DEI que garantizan el acceso público a la información no se han aplicado de manera adecuada y coherente en los Estados miembros.

En líneas generales, la Comisión Europea considera que el rendimiento medioambiental de las instalaciones ha mejorado. Sin embargo, todavía existe un potencial de reducción de emisiones sin explotar y, en el futuro, puede haber sinergias con la descarbonización. Un ejemplo que cita es el reemplazo de la combustión de combustibles fósiles con procesos eléctricos o basados en hidrógeno. La Comisión cree que la DEI ha tenido un impacto más incierto en el contexto del Green Deal y la economía circular porque no fue diseñado para abordar la descarbonización.

Los puntos de mejora indicados serán fundamentales para la revisión de la DEI, anunciada en la Comunicación del Pacto Verde Europeo, que ya se ha comenzado a trabajar con una evaluación de impacto inicial publicada en marzo de 2020.

Artículo publicado con información de Gestores de Residuos

, , , , , , ,

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *